¡Bienvenidos a mi Mausoleum!

Me llamo Francisca, tengo 24 años de edad y actualmente estudio Licenciaturas en Artes Visuales en la Universidad Diego Portales, éste es mi penúltimo año. Me gusta dibujar estilo Manga/Animé.

Me pueden encontrar en Internerd con diferentes Nicks: Faran, Franmausoleum, Xanchan o Xanxisk Chan. Tengo Steam y todo el webeo Gamer porque también me encanta jugar weás. En fin, me gusta hacer comisiones así que si te interesa un dibujo mío hazme saber por favor.

¡Diviértete en mi Tumblr!

Mar y cueca (Jaidefinichon GOTH) Jaime/Nico

Especial dieciocho. 2/3
Advertencias: Lemon suavecito.
Fandom: Jaidefinichon GOTH.
Pareja: Alfredonx/Holyfuuu, Jaime/Nico
Palabras: 3.069

A veces no puede creerlo, a veces piensa que sólo está soñando algo bonito y duradero. Porque todavía no comprende del todo cómo es que llegó a esa situación después de unos días de alcohol y cueca. Se siente intrigado por la mirada desafiante del más alto, está nervioso y no sabe cómo controlarlo. Pero por un lado no quiere pensar, ya que si piensa sentirá que perderá toda acción adrenalica, toda noción diferente que sólo ese barbón rojizo sabe provocarle. Quiere darle apoyo y no sabe cómo, él mismo no se atreve siquiera a provocar la primera acción, sólo lo mira directo intentando comunicarse a través de su mirada cafecita, quiere decirle un «Ya, Jaime… todo estará bien» pero no se atreve a abrir sus labios para emitir sonido alguno. Tiene miedo, supone. Como todos las personas que han pasado por una situación similar, aunque no sabe qué tan similar. No es normal sentirse acorralado en su propia casa, con unos brazos a cada uno de sus costados imposibilitando todo movimiento brusco, más si son de tu mejor amigo desde hace años.

Nicolás no puede más y guía sus ojos hacia otro lugar de la habitación, cree que si sigue mirando a Jaime morirá, y se dejará hacer cuanta cosa por éste. Es cierto, no está seguro por completo de las cosas que están ocurriendo, a pesar de que dentro de él hay una vocecita que le susurra que no será algo malo, sino bueno y que lo disfrutará como nunca antes.

No está seguro de sus sentimientos, porque siente cosquillitas en el estómago, y cree que sus mejillas están demasiado rojas para ser un hombre. No es como si realmente le molestara, él nunca fue un hombre tan a la antigua, a él le gustaba tener su orgullo de macho cabrío, pero también tenía un lado sensible y apoyaba cualquier causa diferencial, creía que había amor en todos lados, inclusive entre hombre, pero nunca lo pensó en sí mismo. ¿Y había amor? Esa era una pregunta fundamental para seguir con esto, o sólo era calentura… Quería ahorcarse mentalmente porque definitivamente no era un buen momento en pensar qué es lo que siente por Jaime, pero como el otro lo mira tan decidido con el ceño fruncido, en un silencio profundo y la respiración agitada, no sabe qué pensar.

Siente como el otro se apega más, dejando una distancia de tan sólo centímetros, oh dios. ¡No sabe que está pasando! pero siente un nervio comiéndole el corazón, por un momento quería huir, y no enfrentar más estas conductas extrañas en él. Pero cuando ya se estaba convenciendo de querer escapar, siente la piel del otro en su frente, y el olor del más alto inundándole la nariz.

—No sé qué está pasando, Nico. —Escucha lento, incluso hasta pesado y lo comprende. Sonríe un poco porque cree sentir lo mismo que su mejor amigo. —¿Está bien, esto? —

Nicolás no contesta, porque cree que es innecesario, más si esta situación es así. Él sólo asiente, despacio intentando calmar al barbón que tiene adelante suyo. Y en un impulso, más bien no, quiere creer que es impulso, lo abraza atrayéndolo hacia él y aspirando ese perfume que lo tiene tan loco.

Se siente más tranquilo, ahora. Y lo siente porque escucha perfectamente el golpeteo insistente del otro corazón que tiene adelante. Es suave, enérgico, joven. Se nota mucho más animado que el suyo, a pesar de que sólo se diferencien por unos cuántos años. Quiere protegerlo un poco, tiene esa necesidad porque se siente responsable de él, no sabe bien por qué, sólo sabe que quiere darle apoyo de alguna manera y que las palabras están demás para hacer lo que tengan que hacer, sea bueno o malo.

El aire se le escapa de a poco cuando los otros brazos lo acorralan correspondiéndolo, oh no, ahora sí siente que se le parara el pobre y viejo corazón de su cuerpo. No sabe si son realmente nervios, u otras cosas que la verdad no quiere comprender porque todo es tan pronto y tan nuevo. Sólo se quedan ahí un rato, respirando y disfrutando de la esencia del otro, con verdaderas hormigas en el estómago.

Observa como Jaime se separa un poco y se acerca hacia a él, tiene los ojos abiertos y sabe perfectamente qué hará ahora, porque siente un roce suave en sus labios. Tan suaves como la primera vez que los probó. Le hace sentir tranquilo, calmado, quiere disfrutarlo aunque sea sólo un pequeño roce, y cuando se separa, extraña esos delgados labios de alguna manera. Jaime aún está serio, lo mira preocupado, pero quiere seguir porque ya están a este punto, un beso es un beso, pero no deja de ser una forma intima de compartir.

Gozu no puede más, o eso se quiere decir. Nunca está seguro de nada y nunca lo estará, pero comprende que Jaime le dificulta aceptar conductas que nunca imaginó en él, y lo ayudará un poco a superarlas. Ya está viejo, los años le han dado la facilidad ahora de comprender qué sucede. Por lo que sin pensar mucho en verdad, se acerca hacia a él con la intención de besarlo completamente, de agarrarlo del cuello cruzando sus brazos y atrayéndolo hacia a él para profundizar los labios, a Jaime le cuesta corresponder, pero agarra confianza cuando Nicolás le muerde el labio inferior, e introduce su lengua para conocer más. Es como una danza expectante, siguiendo un ritmo continuo entre pasión y deseo, el aliento falta, pero pueden respirar entre medio para seguir con eso. Allí es cuando Jaime se suelta y vuelve a acorralar a Nicolás contra la pared, y ahora sí, el moreno siente como Jaime desea tocarlo con ganas, porque sus manos están comenzando a posarse bajo la ropa. Ya no es un cosquilleo, es una corriente eléctrica que le hace sentir vivo cuando esa piel toca la suya. Es tan extraño, pero lo acepta porque se siente feliz de alguna manera.

No puede evitar gemir. Esto le pasa cuando se pone ansioso y sólo quiere que lo toque. Jaime sabe tocarlo bien, porque está trazando caminos imaginarios sobre su espalda, que baja poco a poco a su trasero, a la vez que entre los besos lo guía suavemente hacia su cama. Y bueno, ya no piensa, porque sabe que si sigue pasando esto, él estará debajo y no el barbón, pero no le complica porque lo quiere.

Cuando su piel toca las sabanas correctamente puestas en su cama, no hay vuelta atrás, esto ocurrirá si o si, y no puede negarlo. Los dedos traviesos de su compañero agarran confianza cuando ve que desde su ombligo la yema baja hasta rozarle el cinturón y los saca algo tembloroso. Una sensación eléctrica le comió la razón cuando esos finos dedos recorren tranquilos hacia la hebilla del pantalón, escucha el sonido característico del cierre, el ansia le sigue comiendo, pero deja de respirar cuando observa como el barbón de manera lenta le baja a medias el pantalón junto con su bóxer. Definitivamente no hay vuelta atrás y lo sabe tan bien, que sólo se deja hacer entre los brazos del más alto.

Sus pelos pequeños se mueven, oh dios. Ya, lo está tocando y ahora sí o sí morirá, Jaime lo toca despacio, torturándolo de a poco, mientras sus ojos siguen mostrando confusión. No quiere parar, de verdad que no quiere que esto termine, a pesar de que todo sea tan lento, pero quiere disfrutarlo y mirarlo, porque torturarse así no es sano. Y parece que Jaime lo nota, porque sonríe triunfante, se sintió molesto de repente al mirarlo, aquí no hay luchas ni posesividad, aunque desearía ser él, el que tenga el control de la situación, pero Jaime es difícil para que le pase el trono, así que simplemente lo deja, además ya está más calmado desde que lo toca, y a la vez Jaime lo besa para apaciguar el ambiente tenso.

Muy pronto ya está caliente, se siente caliente y quiere más, ya a esta altura del partido sólo quiere perder la jugada rápido y llegar a algún clímax. Nunca estuvo acostumbrado a esto, y jamás lo estará. Es primera vez que deja que un hombre lo toque y haga lo que quiera con él. Pero Jaime tiene esa noción en él, sabe que el otro si le pide un beso no dudará en dárselo porque es decisivo, sabe lo que quiere, cuándo y dónde, por eso a veces se rinde simplemente ante la tempestad del otro, es atrayente, algo ingenuo pero adorable. Jaime le ha conquistado de a poco, como amigo, le llama la atención muchas cosas, como ciertas facciones de su cara que aún no logra resolver bien qué cosa exactamente, pero le gustan sus labios curvados y delgados, a veces lo mira en esa zona y el placer le nubla la mente cuando ve que se acercan hacia él para lamerle el cuello, o respirarle cerca de su oído, y aunque ambos sean hombres, con bellos en sus rostros faciales, no deja de ser excitante una nueva experiencia.

Gime, no teme gemir, ya le da lo mismo, además sabe que si lo hace Jaime se desespera más y comienza a ser más rápido, más brusco y le encanta que sea brusco, porque él no es brusco, es suave, delicado, le gusta hacer las cosas con calma y ver el deseo reflejado en los ojos de la otra persona, pero con Jaime es diferente, porque su cuerpo reacciona diferente, él recibe, él es el que está sintiendo toda maniobra del otro, mientras lo toca y lo recorre, desde el cuello hasta perderse en sus piernas flacas y chuecas. De repente Jaime lo toma y lo acerca más a él, le da media vuelta y le toca en sus pectorales mientras le lame el cuello y ve como la otra mano le acaricia su parte baja constantemente. Ah, ya está perdido, definitivamente ya no está donde debería estar.

Cuando los suspiros llegan a ser evidentes, quiere mover su cabeza para mirarlo a los ojos. Quiere verlo directamente, mientras siente estas sensaciones nuevas y nunca sentidas. Y cuando lo logra, el otro lo ve con fuego en sus ojos, lo besa otra vez, gimiendo entre medio del beso porque Jaime lo estimula más rápido contra su mano, y es tan fuerte y tan bueno el cómo lo masturba que cree que pronto se correrá y no quiere ser el único quién la pase bien.

—Jaime… —lo llama con dificultad, no puede moverse bien porque su mente está nublada. Pero su fuerza de voluntad es grande para éstas cosas—Jaime po…

—¿Hmnh? — le responde aun besándolo y pegándolo a su cara, no quiere despejarse del contacto, no quiere dejarlo.

Pucha que cuesta que el otro entienda el mensaje, es hombre se supone que son cosas directas entre ellos, pero le da vergüenza también comentarle esas cosas, por lo que simplemente se da vuelta completamente y lo acorrala, sacándole la polera verdosa que tiene el ruliento, quiere más, mucho más y ahora si se siente un viejo egoísta, corresponde de manera pasional, lo adora conchesumadre, de verdad que sí, el enojón de mierda lo tiene a su merced completamente.

Las cosas llegan a un grado más cuando logran sacarse las ropas, Y Nicolás lo toca compulsivamente, lo quiere sentir, es raro porque su piel no es fea, es más blanca que él y en algunas partes es suave, como su espalda baja. Jaime se ayuda solo a sacarse los pantalones junto a sus zapatillas, y el otro hace lo mismo para quedar de igual a igual. Entre tanta caricia Jaime pierde el control y comienza a agarrarle el trasero, con fuerza con ganas y Nicolás gime ante esto con la cara carmesí, sus partes se rozan, sus miembros terriblemente duros también, y es tan rica la sensación, que el calor de ambos hombres no puede ser más alta que la temperatura del ambiente. Sabe que vendrá a continuación cuando Jaime lame sus dedos rápidamente cubriéndolos con su preciada saliva, y los guía hacia su entrada virgen, nunca antes tocada, ni siquiera por encima. Se incómoda de sobremanera con los dedos, tiene uno pero siente que son muchos, sabe que duele y que molestará, nunca antes había tenido sexo por ahí, a pesar de que ya ha tenido sus experiencias con sus minas, pero es diferente cuando él es quién recibe todo el amor. Después de un rato y varios gemidos y sudores en el cuerpo, la entrada comienza a estirarse, se deja hacer porque el otro lo lleva lento, le susurra cosas tranquilas en la oreja, como todo un hombre preocupado de su mejor amigo, le comienza a gustar este Jaime que se preocupa de que esté bien, le gusta, le encanta y la sensación también.

Jaime lo posiciona, nuevamente está nervioso, no puede evitarlo porque se entregará a algo desconocido y sí le da miedo, pero lo deja porque confía en él. Entonces lo siente, ahora sí y conchesumadre que duele, la posición no es la mejor, de frente, pero quiere mirarlo, por la chucha que quiere mirarlo cuando se sienta conectado. Unas lágrimas lo traicionan, es verdad que duele y mucho, pero trata de relajarse cuando el otro le hace cariño detrás de la oreja y a la vez lo besa cerca de sus cejas, cuando entró por completo, quería salir porque no aguantaba el dolor. Escucha un «¿Estás bien?» y el asiente en silencio comiéndose el mal augurio, pero no importa, aún quiere continuar y es cuando el barbón se mece lentamente hacia él, entrando de a poco y saliendo lento también.

En unos cuántos minutos todo es diferente, escucha los «hn» de Jaime acompasados y eso también le calienta, porque abajo está muy caliente y no quiere que salga de él. El placer también se consume cuando toca un punto y puta que es extraño, lo deja sin aire, y con los ojos abiertos. «La weá rara» piensa otra vez, pero es un raro bacán porque lo siente a él, meciéndose en su interior con armonía. Y entre tanta calidez, y el calor, sus gemidos ya no son de dolor sino de éxtasis, ah que lo quiere, puta que quiere a su amigo más que nada en el mundo como para entregarse de esa forma, se abraza a él pegándolo a su piel, siente el calor y la transpiración de los cuerpos. Es una cosa rica después de todo, sentir esa unión tan comprometedora mientras gimen incalzablemente intentando llegar a un mismo punto. Decide masturbarse para llegar también al clímax, pero Jaime lo para y le niega esa facultad. Queda extrañado, pero se calla mentalmente cuando es el otro quién le da ese placer.

Las embestidas son más fuertes, Jaime está por llegar, y han estado así varios minutos meciéndose acompasados, juntos y unidos. Ya tienen experiencia, no es como si fuera primera vez, a pesar de que en cierto sentido sea una primera vez de ambos en estas cosas. Y pronto, muy pronto su placer siente que explotará en él, hasta llegar a un punto en que su semen sale disparado entremedio de sus cuerpos, gritando un cansado y grandioso «Jaime», es una eyaculación más placentera que las que haya tenido, es diferente cuando la próstata es estimulada desde otro punto, porque es un conjunto completo.

Intenta respirar, no puede, muchas emociones, y mucho movimiento. Comprende a las minas un poco, es cansador ser el que recibe porque tantas sensaciones en su mismo cuerpo es agotador. Cuando guía sus ojitos cafés hacia los de Jaime sabe que se correrá en ese momento, porque lo abraza de manera protectora, y abajo comienza a estar acuoso, de hecho lo está en unos segundos, y esa sensación sí que es rara a comparación de las demás, fue compartir más allá que simples fluidos, comienza a entender cómo funciona y cómo se siente.

Jaime se detiene, exclama despacio el último gemido y cae rendido encima de él. Lo abraza también tranquilo, esperando a que los espasmos del miembro del otro terminen de su interior. Y cuando puede respirar normalmente, el barbón gira su cuello para mirarlo directo, le sonríe, él también quiere sonreír pero una vergüenza terrible le asoma en su cuerpo. No puede creer que hicieron estas cosas, pero está feliz de haber compartido algo más que sólo amistad con el otro. Da el último gemido cuando Jaime se sale de él y se posa a su lado, atrayéndolo de su cintura, rozando su poncherita. Mira el techo con calma, pensando en la infinidad de cosas, supuso que habían cambiado algunos aspectos de su vida cuando se entregó al otro, pero es normal porque uno arriesga, gana cosas nuevas y pierde otras. Gira su cabeza para mirarlo, mueve su mano derecha para acariciar la cara del otro, siente la textura, y los pelos de la barba, no puede aguantarse y le da un último beso.

Quería decir algo, está acostumbrado a matar momentos, pero quería enfrentarlo. Jaime niega con los ojos, cierra su boca sintiéndose excluido. —No hables por favor. —le susurra el barbón con la voz ronca de tanto movimiento pélvico. —De verdad que no lo hagas. — Y lo entiende, fueron pocas palabras, pero lo entiende perfectamente porque lo conoce tan bien después de tantos años. Quizás mañana no quieran mirarse, ni tocarse, quizás todo fue producto del alcohol y las hormonas, como excusa. Pero por esta vez quieren olvidarse de lo que es bueno o malo, de lo que debería ser el género normal, de lo que correctamente está bien para la sociedad, para ellos o para el resto. Además el Jaime le da esa seguridad infinita que ninguna otra persona le había entregado. Nicolás asiente y le corresponde el abrazo, sintiendo otra vez la calidez de los cuerpos juntos.

Todo es tan expectante, todo es tan tenso otra vez. Pero lo quiere y quiere asegurarse de que fueron sus sentimientos, y no simplemente una forma maricueca de ver la vida.
Su diecinueve no estuvo tan mal, porque justo lo sintió después de las doce del dieciocho. Si es el Jaime no hay nada que temer ni confundir, si es el Jaime entonces.

Todo estará bien, también.

Fin.

Vivir así es morir de amor
Jaime Goth Jaidefinichon

694 reproducciones

javonchy:

Siempre me traiciona la razón
y me domina el corazón,
no se luchar contra el amor.

Siempre me voy a enamorar de
quien de mi no se enamora,
es por eso que mi alma llora.

Ya no puedo más, ya no puedo más
siempre se repite esta misma historia.
Ya no puedo más, ya no puedo más
estoy harto de rogar como una noria.

Vivir asi es morir de amor
por amor tengo el alma herida.
Por amor no quiero más vida que su vida.
Melancolía.

Vivir asi es morir de amor.
Soy mendigo de sus besos.
Soy su amigo,
quiero ser algo más que eso.
Melancolía.

Cantando así enamoraba a ruiditos po weon xD!

stairs-infinite:

dejameescucharcomoseescucha:

-dejameescucharcomoseescucha-
“Buscando a Alaska”

;)

stairs-infinite:

dejameescucharcomoseescucha:

-dejameescucharcomoseescucha-
“Buscando a Alaska”

;)

Anónimo said:
sabes si los k-bros del goth actualmente tienen pololas? porque el jainico esta cada ves más floreciente xD <2+1

Los dos tienen pololas. Creo

m2karina:

Via letrasdeautores en Instagram.


En serio? xD

m2karina:

Via letrasdeautores en Instagram.

En serio? xD

“Entonces aprendí, por vez primera y para siempre, que ciertos detalles hacen que las historias sean verdaderas”
Juan Villoro (via ya-no-duele-tanto)
flan-ruru said:
Ya la configuré ;o; (?)

Lo lograste? Que esas cosas quedaran en punta. Oh la verdad yo odio las genius xDD

Señorita, permitame decirle que es usted una gran escrito y dibujante... Cada vez que veo algo suyo tengo un orgasmo! I LOV YU SO MACH!!!

OHH JOCHOOOO!
asjdjasdja gracias washin :x (Y su ver. fem también) asdjadja lovius so mush a los dos <33

flan-ruru said:
Tengo la típica genius gris, EasyPen i405X. No sé muy bien como hacer eso :c

Shuu… es que las genius no tienen esa cualidad que tienen las wacom por ejemplo :/ 
Su punta en sí es redonda, como mouse. Yo siempre dije, nunca compren de esas porque son más o menos y su lápiz es horrible, se rompen y usan pilas xD. 
No sé como ayudarte mujeh u.u tendrás que utilizar el pressurreeeh :c

Anónimo said:
Ahora que se sabe como es el Yolen actualmente, espero que a futuro dibujes un EdgarxYelo ;-; Sería lo más lindi y moriría filih wum.

Se lo debo a mil niñas, el diseño del Yelo.
Quizás esta semana comience a dibujar de nuevo… ahora estoy comenzando a escribir la parte 2 de Fiestas patrias D:

flan-ruru said:
Holi. Hace unos meses te dejé una pregunta en youtube (El vídeo Como hacer LineArts desde escaner) y sigo con la duda ;-; ''¿Qué haces para que la te queden los términos en punta? Digo, sin usar el Pressure :c Y y y dibujas hermoso <3 kjasgf.''

Hola hermosa! Ups, perdón por no pescar youtube. La verdad es que sí lo dejé bien de lado xD…

Bueno, se supone que la tablet en sí misma te deja esas terminaciones cuando le instalas el driver. ¿Qué tableta tienes? Para así ayudarte mejor en ese caso, y ver si le instalaste el controlador para que tu pc lo reconozca como lápiz y no como mouse.

D:

Anónimo said:
Especial 3 años, min 2:50:40 la risa nerviosa del Jaime x33 <3

Me encanta esa risa del jaime XD